Seleccionar página

Cada vez, por desgracia, cuesta más encontrar embutido hecho y elaborado de una manera tradicional.

Por todos es sabido, por una parte, el aumento de las grandes superficies, y, por otra parte, la bajada importante en número de los negocios tradicionales, las tiendas de barrio.

Es cada vez más difícil encontrar una carnicería donde sigan las costumbres de nuestros antepasados, eso sí, adaptados a los nuevos tiempos que corren.

En la provincia de Valencia, más concretamente en la comarca de La Vall d’Albaida, en la localidad de Castelló de Rugat, encontramos una pequeña tienda de barrio donde parece que no haya pasado el tiempo cuando degustas alguno de sus productos más tradicionales.
Esta pequeña tienda, regentada desde hace más de diez años por una simpática señora, Mari para sus clientes, apuesta desde el primer día de su apertura, en plena crisis financiera, allá por el año 2010, por los productos tradicionales. Allí todo se elabora con cuidado y esmero, como si no hubiese pasado el tiempo, para el disfrute del consumidor final.
Todo está medido, desde la recepción de la carne, su selección y separación por carne más magra o más grasa, su picado, amasado y la posterior introducción en tripa natural.
Por todo ello consiguen un producto tradicional, con una elaboración artesanal, cuidando hasta el más mínimo detalle y con unas condiciones higiénicas idóneas para la venta final.

Longaniza blanca, roja, de pollo y de sobrasada, morcillas de cebolla, blanquet, sobrasada en tripa o en tarrina, chorizos, hamburguesas de mil sabores. Estos son algunos de los productos que podrás encontrar en La Gerreria de Castelló de Rugat.